¿Qué es la halitosis?

La halitosis o mal aliento es un olor desagradable que sale de la boca. Incomoda mucho al que lo tiene pero sobre todo resulta muy complicado para establecer relaciones sociales y hablar con los demás.

Las personas que lo padecen sufren mucho porque les hace sentir inseguros, con baja autoestima e incluso se tapan la boca para hablar. Este mal olor se detecta especialmente en las distancias cortas.

Resulta fundamental acudir a los especialistas dentales al notar el problema y buscar solución lo antes posible.

Se trata de un transtorno común entre la población. Según un informe publicado por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el 30% de la población adulta padece halitosis.

Es frecuente que las personas que lo sufren no son conscientes, pues el sentido del olfato se adapta.

En general, la halitosis es difícil de diagnosticar, ya que es improbable que uno mismo note su propio mal aliento. Pues aunque en fase inicial, pudiera hacerse consciente, al final el propio paciente llega a acostumbrarse a ese olor y no lo percibe. La ayuda de un profesional del área odontológica puede contribuir en el diagnóstico.

 

Causa de la halitosis

El mal aliento está causado por la acumulación bacteriana en la boca. Estas bacterias se alojan entre los dientes, alrededor de las encías y en la superficie de la lengua. Con frecuencia la concentración bacteriana aumenta si existen restos de alimento depositados muchas horas sobre la superficie de los dientes y las encías. Los pacientes que tienen enfermedad periodontal y/o grandes acúmulos de placa bacteriana también padecen este mal.

La causa principal de la halitosis es la mala higiene boco-dental.

Las enfermedades como la caries, la periodontitis, también pueden producirla.

Además, otras situaciones bucodentales como  la presencia de prótesis fijas desajustadas o flitradas, la pericoronaritis (o infección de la muela del juicio) las dentaduras completas sucias, los implantes sin higiene, provocan un olor fétido en la boca de los pacientes, debido a la gran concentración de bacterias patógenas que presentan.

 

Según el lugar donde se genera, existen dos tipos de halitosis:

 Halitosis oral 

Constituye el 90% de los casos y proviene de la propia cavidad bucal. En casi la mitad de los casos se debe al acúmulo de placa bacteriana en los dientes, encías y lengua. En más del 60% de los casos la causa es la enfermedad periodontal, antes denominada piorrea. En otros casos puede estar causada por mala higiene dental, caries dental, hábito de tabáquico, entre otras.

 

 Halitosis extraoral

Ocupa un porcentaje mínimo de casos (10%) y se origina fuera de la cavidad bucal. Se debe a problemas sistémicos principalmente del aparato respiratorio superior/inferior y del sistema digestivo, trastornos hepáticos (cetosis) o renales. Ciertos estudios también relacionan el mal olor bucal con el estrés.

Sea cual sea su procedencia, los motivos que provocan halitosis pueden estar relacionados con enfermedades o no:

 

Causas de la halitosis no relacionadas con enfermedades:

  • Mala hidratación (bajo consumo de agua).
  • Mala o escasa higiene bucodental.
  • Aliento matutino.
  • Prótesis dentales.
  • Dietas de adelgazamiento que provocan cetosis.
  • Alimentos como cebolla y ajo.
  • Comidas muy especiadas.
  • Elevado consumo de café.
  • Consumo de alcohol.
  • Fármacos que provocan sequedad bucal.
  • Tabaco.

Causas Patológicas: la halitosis puede estar causada por enfermedades

  • Enfermedad periodontal o caries.
  • Síndrome de boca seca.
  • Úlceras o estomatitis.
  • Infecciones fúngicas (hongos).
  • Diabetes.
  • Radioterapia y quimioterapia en pacientes con cáncer.
  • Sinusitis senos paranasales.
  • Trastornos digestivos (hernia de hiato, gastritis, reflujo, etc).
  • Enfermedades pulmonares.
  • Alteraciones renales.

Tratamiento de la halitosis en González y Casado

Si tienes halitosis, en nuestra clínica dental situada en el centro de Madrid, podemos ayudarte a solucionarlo.

El mal olor bucal es un problema frecuente que puede afectar en cualquier etapa de nuestra vida. No siempre está relacionada con la edad, pues hay pacientes jóvenes que también la padecen.

 

1. Revisiones periódicas al odontólogo.

Se calcula que una de cada cuatro personas sufre halitosis de manera regular. La principal causa de mal aliento es la mala higiene buco-dental o la presencia de enfermedades dentales. Es por este motivo que los odontólogos somos el primer especialista al que se debe acudir para ponerle fin a este mal.

Según cual sea la causa del mal aliento, remitiremos al paciente al especialista que mejor puede tratarla. Si descartada la causa bucal, detectamos que puede proceder del estómago, por ejemplo, remitiremos al paciente al digestivo.

Conviene acudir cada 6 meses a ver a tu dentista de confianza, pues la prevención siempre es el mejor tratamiento que todos los sanitarios recomendamos.

Aún cuando realizamos la higiene bucal diaria de manera correcta, es fundamental acudir periódicamente a la consulta dental para revisión . Recuerda que para facilitarte estas visitas, en González y Casado, las revisiones y primeras valoraciones son gratuitas. En estas visitas nuestros especialistas te realizarán una exploración exhaustiva y te explicarán qué tratamientos necesitas para sanear tu boca: empastes, limpieza, etc…

Ponerle tratamiento precoz a cualquier patología dental por leve que sea, resuelve satisfactoriamente el proceso y evita tratamientos de más larga duración o más complicados.

2. Comprobar que los hábitos de higiene son correctos.

La higiene buco-dental correcta consiste en cepillar los dientes, encía y lengua durante al menos 2 minutos después de cada comida. Si realizamos una correcta higiene, la concentración de bacterias bucales se reduce y con ella la posibilidad de padecer halitosis.

Tras el cepillado recomendamos utilizar la cinta de seda dental para limpiar los espacios entre los dientes. Y cuando el paciente lleva prótesis dentales fijas como coronas y puentes o implantes, resulta imprescindible el uso del irrigador bucodental en esas zonas, para garantizar la salida de restos de comida.

En cuanto a las pastas dentales y colutorios, son nuestros especialistas los que van a recomendarte la más apropiada para cada edad y situación individual de cada uno.

Nosotros preferimos recomendar el empleo de cepillos eléctricos, incluso en los niños, pues está científicamente demostrado que eliminan muchas más bacterias y placa que los cepillos manuales. Os damos unas pautas claras de mantenimiento de los cepillos para disminuir la concentración bacteriana en su superficie.

Consejos para mantener tu cepillo dental libre de bacterias:

 Cambia el cabezal del cepillo con cada estación del año: cada 3 meses.

 Lava tus manos antes de cepillarte los dientes.

 Tras completar el cepillado, enjuaga bien las cerdas bajo el grifo, preferiblemente con agua caliente.

 No uses tapas para el cabezal del cepillo cuando las cerdas estén húmedas.

 Si has estado enfermo, cambia el cabezal tan pronto te hayas recuperado.

3. Realizar una limpieza bucal profesional al año.

La presencia de sarro (grandes acúmulos de bacterias solidificados) sobre la superficie de los dientes y las encías ocasionan enfermedades como la gingivitis, la periodontitis y la caries que desencadenan la halitosis.

Con las limpiezas dentales profesionales, las tartrectomías y/o los curetajes más profundos según la necesidad de cada paciente, se eliminan de manera drástica gran cantidad de  bacterias de los dientes y encías y se consigue recuperar la salud bucodental.

En aquellos pacientes en los que la causa de la halitosis era el acúmulo de placa, al eliminarla con el tratamiento dental y ayudados de colutorios desinfectantes con el digluconato de clorhexidina, conseguimos eliminar el mal olor dental bucal en pocos días.

 

4. Realizar los tratamientos dentales necesarios.

Los dientes y encías sanas garantizan que el riesgo de halitosis sea bajo y evitan otras enfermedades bucales como la caries y la periodontitis.

Las revisiones periódicas son importantes porque en ellas nuestro dentista puede detectar precozmente caries pequeñas o inflamaciones gingivales que se resuelven con un tratamiento sencillo. Puede además informarte de otros procesos más avanzados, que a pesar de estar asintomáticos en tu boca, requieren tratamiento. Y puede prevenir que cualquier situación bucodental que te pasaba inadvertida desencadene un proceso agudo que te cause malestar, dolor y halitosis.

Para las caries te recomendaremos realizar empastes o reconstrucciones si son de un tamaño mayor. En los procesos más profundos y con gran superficie de caries afectada, habrá que eliminar el tejido enfermo y sanear el diente, necesitando eliminar el nervio.

Cuando las prótesis antiguas como coronas y puentes están desajustadas, provocan un olor fétido muy desagradable porque se retiene gran cantidad de comida y bacterias en sus bordes. Ante esta situación, conviene cambiarlas para que no retengan placa y faciliten la higiene, garantizando un sellado del diente para mantenerle en condiciones de salud.

Si eres portador de prótesis sobre implantes y está reteniendo gran cantidad de bacterias te recomendaremos levantarla y limpiar a fondo las superficies afectadas para que desaparezca el mal olor de tu boca.

Si llevas prótesis de quita y pon, recuerda que debes retirarla para asearla después de cada comida y debes dormir sin ellas. La presión constante sobre las mucosas con este tipo de prótesis puede ocasionar una lesión muy frecuente por hongos conocida con candidiasis subplaca, que también se refleja en la lengua.

Los restos radiculares presentes en boca que provocan tremendos olores y que son un foco de infección grandísima deben ser eliminados cuanto antes, aún cuando no causen dolor.

La pericoronaritis por el intento de erupción de la muela del juicio suele provocar un olor fétido, como consecuencia de la falta de higiene en la región posterior de la boca. Conviene enfriar el proceso con antisépticos bucales y tratar con antibiótico, para realizar extracción a la semana.

 

5. Ayuda a tus amigos y familiares a detectar y tratar su problema.

Para muchos pacientes no es fácil detectar que poseen halitosis porque llevan ocho tiempo acostumbrados a este olor.

Resulta fundamental ayudar a estos conocidos, amigos o familiares a conocer su problema y recomendarles ponerle tratamiento. Es importante saber, que la halitosis puede solucionarse y habitualmente su tratamiento es muy sencillo.

Sabemos que es complicado sacar el tema y decirle directamente que tiene mal aliento, pero puedes comentarle que tu dentista te ha dicho que lo posee mucha gente y con una revisión bucal le podemos ayudar a solucionarlo.

 

Consejos de González y Casado para prevenir la halitosis:

Además del cuidado bucodental tanto en casa como en la consulta, nuestros consejos para prevenir el mal olor de la boca son:

 Beber mucha agua para que las mucosas estén hidratadas.

 Disminuir el consumo de tabaco y alcohol.

 Reducir el consumo de azúcares en la dieta.

 No hacer cenas copiosas.

 No consumir comidas muy especiadas, con abundante ajo o cebolla.

 Emplear colutorios antisépticos para ayudar a bajar la carga bacteriana.

 Ingerir probióticos en los pacientes cuyo padecimiento tiene el origen en el aparato digestivo.

 Masticar chicles no azucarados para estimular el flujo salivar.

 Aplicar sprays hidratantes en las mucosas en los pacientes con boca seca.

El mejor tratamiento para la halitosis en Madrid lo encontrarás en González y Casado, tu clínica dental de confianza.

 

Establecer cualquier relación con alguien que tiene mal aliento es muy desagradable. Si detectas mal olor en tu boca, González y Casado es la clínica que estabas buscando para solucionar este problema.

 

Nuestros especialistas te ayudarán a identificar las causas y plantearte el tratamiento adecuado para eliminarlo definitivamente. 

 

Somos especialistas en el diagnóstico precoz y en el tratamiento de las enfermedades y patologías de la cavidad oral. Realizamos tratamientos preventivos del más alto nivel e instauramos protocolos de higiene y mantenimiento en nuestros pacientes garantizando la Salud bucal que necesitas para presumir de aliento fresco y sano.

 

Trabajamos cada día por la Salud de nuestros pacientes. Recuerda que acudir dos veces al año a revisión te ayudará a que podamos realizar una exploración a fondo de tu boca y tomar todas las medidas necesarias para cuidar de tus dientes y encías.

La principal causa del mal aliento es la higiene bucodental, así que no te olvides de cepillar tu boca al menos 3 veces al día después de las comidas.

 

Nos gustaría que nos siguieras también en las redes sociales:

  • INSTAGRAM: https://www.instagram.com/gonzalezycasadoclinica
  • FACEBOOK: https://www.facebook.com/gonzalezycasado/

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora
WhatsApp chat