¿Qué es una avulsión dental?

La salida completa de un diente fuera de su posición en el hueso (alvéolo) se denomina avulsión. Este proceso, constituye una situación de “emergencia odontológica” y ocurre en los niños de entre 7 y 10 años con mayor frecuencia, debido a que el hueso de soporte de los dientes es más blando (o poroso). Además, a estas edades hay mayor actividad física y deportiva, y no se suelen usar protectores bucales.

 

 

El tiempo de actuación ante estas situaciones es de vital importancia para conseguir una evolución favorable del diente en cuestión. Por este motivo, desde González y Casado, tu clínica dental de confianza, os proporcionamos estas recomendaciones para saber actuar ante la avulsión dental del diente temporal y que el diente esté fuera de su lugar el menor tiempo posible. En los casos en los se consigue colocar el diente en su posición antes de 5 minutos el pronóstico es magnífico.

 

¿Cómo debo de actuar ante una avulsión de un diente definitivo?

Si tras un traumatismo en la boca de cualquier niño o adulto observamos que el hueco correspondiente a un diente está vacío o con un coágulo de sangre, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Mantener la calma.
  2. Limpiar la zona traumatizada con agua, suero e idealmente con clorhexidina (desinfectante bucal).
  3. Buscar el diente en la zona del accidente.
  4. Comprueba que el diente afectado no es temporal (de leche): los dientes temporales no se reimplantan en su posición pues podemos dañar al diente definitivo. Los dientes definitivos tienen una raíz completa con forma de cucurucho de helado. Si no observamos la raíz completa, podría haber una fractura de la raíz y es mejor no recolocarlo.
  5. Coge el diente por su zona más ancha; es decir, por la corona, evitando tocar la raíz.       .
  6. Si el diente está sucio, debes limpiarlo con agua corriente durante 10 segundos, dejando correr el agua sobre él y sin tocar o rascar la raíz.
  7. Si el diente es definitivo, hay que recolocarlo en su posición (reimplantarlo) de inmediato ejerciendo una suave presión, sin excesiva fuerza. Asegúrate de que la posición es la correcta indicando al individuo que muerda. Para mantenerlo una vez colocado en su posición, mantenerlo mordiendo una servilleta o gasa.
  8. Si el diente se reimplanta en un tiempo máximo de 20 minutos el pronóstico es bueno, pero si re recolocarse en los primeros 5 minutos la evolución será excelente. Se recomienda acudir a la consulta odontológica antes de 1 hora desde el traumatismo.
  9. Si no se puede reconocer el diente, transportarlo a la consulta del odontólogo en un medio húmedo. La preferencia de mayor a menor será:

– Solución salina de Hank (solución específica para transporte de estos dientes).

– Leche fría desnatada.

– Suero.

– Bebida isotónica no carbonatada.

– En saliva

  1. Aunque tradicionalmente se recomendaba transportarlo como opción en la boca del niño o de algún familiar, No recomendamos esta práctica por el riesgo de contaminación bacteriana o aspiración del diente.
  2. Acudir lo más rápido posible a un Odontólogo para colocar el diente en su posición (si los acompañantes no lo han realizado), realizar radiografías de control y ferulizar el diente (fijarlo a los adyacentes).
  3. Prescripción de medicación antibiótica y antiinflamatoria por el odontólogo, apropiada para la edad y peso del paciente.
  4. En los casos en los que no se ha encontrado el diente avulsionado, hay que hacer radiografías para comprobar que no se encuentra impactado en los tejidos blandos, en el hueso o incluso aspirado o tragado.
  5. En caso de que el diente haya estado en contacto con el suelo y si el paciente no tiene cobertura antitetánica o se desconoce, derivar al paciente a su médico habitual para pautar dosis de refuerzo de esta vacuna.

 

 

En temporada estival la frecuencia de traumatismos dentales aumenta, pues se disfruta de mayor tiempo libre y se practican más deportes. Es por ello, que cualquier persona debería conocer estas pautas de actuación para poder salvar el diente traumatizado, cuando se sale de su lugar. Siguiendo estos pasos ante la avulsión de un diente definitivo, ayudarás a que el pronóstico del diente lesionado sea el mejor posible.

Recuerda: estas situaciones suelen generar bastante estrés, pero, manten la calma, limpia la zona afectada (porque la sangre en la boca es muy aparatosa y siempre la herida es menor de lo que parece), coge el diente y recolócalo lo antes posible en su lugar: el tiempo es clave en estas situaciones. Ayuda al paciente a mantenerse tranquilo y trasládalo lo antes posible a tu clínica dental de confianza, porque los odontólogos nos encargaremos de darle mucha vida a su diente y que no perdáis la sonrisa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora
WhatsApp chat