Las encías son de gran importancia y constituyen la base de unos dientes saludables. La encía sana presenta una coloración rosa coral, sin sangrado, consistencia firme. Va festoneada adaptada a los dientes, provocando un sellado para evitar el paso de las bacterias. Cuando la encía tiene estas características, el resto de los tejidos de soporte de los dientes (ligamento periodontal y el hueso) están sanos.

 

¿Cómo se si tengo gingivitis?

Cuando la encía se inflama como consecuencia de las toxinas que producen las bacterias presentes en la placa bacteriana (capa transparente y pegajosa que se deposita sobre los dientes), cambia de color y se transforma en una encía roja, irritada, con sangrado al tacto, al cepillado o espontáneo y sin la adaptación correcta a los dientes. La consistencia de esta encía no es firme, y pierde su función de sellado del diente; de manera que se facilita el paso de las bacterias. Esta etapa se llama gingivitis, y es la fase inicial de la enfermedad periodontal o enfermedad de las encías: la encía está afectada por las bacterias, pero el hueso y el ligamento perdiodontal se encuentran intactos.

Si cuando te tocas la encía o te cepillas, ves un rastro rosado o de sangre, puede ser un primer indicio de gingivitis o enfermedad de la encía. Frecuentemente, esta fase de la enfermedad no es dolorosa ni causa molestias.

En otras ocasiones, puedes detectar un cambio en la textura de la encías, retracción hacia arriba o hacia abajo (la encía se aleja del diente), espacios negros entre los dientes, leve movilidad, o malposición repentina de una o varías piezas.

 

Signos de Alerta para detectar la fase inicial de la Enfermedad Periodontal

La periodontitis, es una de las infecciones más frecuentes del ser humano, en especial desde los 35 años. La causa de la periodontitis son las bacterias, que destruyen los tejidos de soporte del diente: las encías, el ligamento periodontal y el hueso. Los primeros signos de alerta de la enfermedad periodontal son: el sangrado de las encías y la inflamación de las mismas. En algunos casos, la gingivitis también se acompaña de otros signos como la halitosis (mal aliento) como consecuencia de la presencia de bacterias patógenas en la boca. Si has observado alguno de estos síntomas, acude a nuestra consulta para que, con un correcto diagnóstico, información y tratamiento de la enfermedad, podamos devolver a tus dientes y encías la salud que necesitan.

 

¿El daño de la encía es definitivo?

El daño en esta primera fase es reversible. Gracias a un correcto tratamiento en la consulta odontológica e instaurando hábitos regulares de higiene por parte del paciente, tales  como: el cepillado dental, hilo, irrigador y el uso de pastas dentales específicas, que te recomendará nuestra experta en encías, la Dra. González Sánchez, podremos solucionar y resolver sin secuelas esta infección bucodental.

Sin embargo, si dejamos evolucionar esta etapa sin tratamiento, e ignoramos estos síntomas, puede transformarse en periodontitis y ocasionar daños permanentes e irreversibles en los dientes, la encía, el ligamento periodontal y el hueso, llegando los casos más graves a la pérdida de los dientes.

 

Esquema diferencial entre diente con gingivitis y diente con periodontitis.

 

Para que podais comprender mejor las diferencias entre la fase inicial de enfermedad periodontal (gingivitis) y las fases más avanzadas (periodontitis), os presentamos un esquema muy didáctico en la que podréis apreciar el daño de los diferentes tejidos de soporte de los dientes.

 

 

 

¿Cómo podemos prevenir la gingivitis?

La higiene bucal correcta, 3 veces al día, después de las comidas resulta fundamental para garantizar  la salud de los dientes y tejidos de soporte. Además conviene acudir a revisiones periódicas con tu odontólogo de confianza para que realice una minuciosa exploración de las encías y realice limpiezas bucales profesionales, si es necesario. Las limpiezas bucales que realizamos en la consulta, tienen como fin el retirar la placa bacteriana que se deposita y acumula alrededor de los dientes. En ocasiones esta placa, se endurece y transforma en sarro, y sólo podrá ser retirada por los especialistas en salud bucodental. La higiene correcta por parte del paciente incluye:

  1. Frecuencia de cepillado adecuada.
  2. Técnica de cepillado adecuada (revisa nuestro blog anterior).
  3. Uso del hilo dental o cepillos interproximales.
  4. Empleo del irrigador bucal (o waterpik).
  5. Cepillado de la lengua.
  6. El cambio de cepillo a los 3 meses de uso.
  7. Alimentación correcta.

Además se debe evitar consumo de tabaco y alcohol.

Nuestros especialistas, pueden recomendarte el uso de pastas específicas para el cuidado de las encías, que funcionan de forma magnífica y proporcionan unos resultados saludables a las encías de manera casi inmediata.

Si tienes antecedentes familiares de enfermedad de las encías, recuerda que existe un componente hereditario y deberías acudir a revisar tus dientes para prevenirla, o en caso de haberla desarrollado, tratarla cuanto antes.

 

Si tengo gingivitis, ¿cómo van a tratarla?

Ante el diagnóstico de gingivitis por tu dentista, el primer paso a seguir es la realización de una Limpieza Bucal Profesional. Este tratamiento, puede realizarse tanto por un higienista como por un odontólogo y la finalidad del tratamiento es la eliminación de la placa bacteriana depositada entre las encías y los dientes.

Nuestros especialistas te proporcionarán unas pautas de Higiene Oral, para reducir la carga bacteriana. Estas consisten en el uso de pastas específicas para la gingivitis y el empleo de un  colutorio de clorhexidina al 0,2% que se deben usar, para complementar tu rutina de limpieza de los dientes y encías.

En los casos en los que los depósitos de sarro son más profundos o duros, hay bolsas periodontales o la placa se localizan debajo de la encía, habrá que realizar un tratamiento de las encías conocido como Curetajes (o raspado y alisado radicular).  El objetivo de este proceso es eliminar los depósitos de placa que el paciente no puede eliminar y disminuir la concentración bacteriana, además de proporcionar al diente una superficie más lisa y pulida, que dificulte el nuevo depósito de placa bacteriana.

La parte más eficaz del cuidado de las encías consiste en el mantenimiento. Ningún tratamiento de las encías en la consulta odontológica resulta exitoso sin el mantenimiento por parte del paciente: los pacientes periodontales deben comprometerse a acudir cada 4 ó 6 meses a la consulta dental para realizarse higienes profesionales toda su vida, para que podamos ayudarlos a reducir su nivel de bacterias en la boca y poder mantener sus dientes saludables y estables en la boca.

 

Recuerda que poner el cuidado de tu boca en manos de profesionales siempre es una garantía de éxito para el mantenimiento de la Salud de tus dientes y encías. En González y Casado recibirás el asesoramiento profesional y personalizado que necesitas para mantener una higiene bucodental correcta y poder prevenir la enfermedad de las encías. Si ya has notado alguno de los síntomas que te hemos explicado, no dudes en empezar tu tratamiento cuanto antes, pues recuerda que las fases iniciales de la enfermedad son reversibles y se solucionan con un sencillo y cómodo procedimiento en la consulta. Queremos ayudarte a mantener tus dientes sanos y funcionales mucho tiempo para evitar su pérdida prematura y que te ayuden a dibujar la curva de tu sonrisa.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos ahora
WhatsApp chat